¿La pareja ideal?


¿Cómo es tu pareja ideal? ¿Cómo es la pareja que tienes? ¿Es muy grande la diferencia entre lo que deseas y lo que tienes?


Imagina que estás invitado a una boda, ya tienes el vestido o el traje y sólo te faltan unos zapatos que den la talla. Antes de salir a comprar ya tienes una idea de como te gustaría que fueran, más o menos sabes de que color los quieres e incluso quizá en tu imaginación les has puesto algunos detalles especiales. Conforme vas recorriendo zapaterías descubres que en ninguna está exactamente ese que habías pensado. Encuentras varios parecidos, pero ninguno tiene todos los detalles que tu querías. Finalmente descubres unos que son distintos y a la vez similares, de los que te enamoras pese a no ser esos que ibas buscando. La pregunta es, ¿que haces? ¿te los quedas? ¿adaptas tu idea inicial a lo que ves?


Supongo que ya sabéis por donde voy, y perdonad si el ejemplo es demasiado simplista, pero muchas veces sucede algo parecido en nuestras vidas. Tenemos un ideal de lo que queremos y buscamos y nos cuesta aceptar que nuestra pareja no se corresponde 100%, algunos abandonan para buscar y ver si encuentran algo mejor, otros no se dan por vencidos y empiezan a realizar una serie de esfuerzos por conseguir que su pareja actual se convierta en su ideal. Estos intentos suelen desembocar en frustración, decepción, culpabilidad, etc.


No hay nada malo en buscar a alguien con quien la vida parezca más divertida, o más romántica o quizá más interesante. Pero muchas veces ponemos un listón tan alto que roza la perfección, de la cual están muy lejos los mortales.


En una ocasión llego a mis manos la lectura de la siguiente descripción sobre el amor:


Hay quien ama a su pareja porque es “mejor que”. Este amor se tambalea cuando conocemos a alguien “mejor que” la persona con la que estamos.


Hay quien ama “por cómo es”, resaltando las características positivas que le hacen estar enamorado y tratando de no tener en cuenta esas cosas que nos resultan discrepantes. Este amor se basa sólo en lo positivo y se resiente con la aparición de cualquier cosa desagradable en la persona.


Y por último hay quien ama “a pesar de”, teniendo en cuenta las cosas que nos enamoran y los rasgos negativos. Este tipo de amor asume que su pareja no es perfecta y que quizá no es todo lo que uno deseaba, pero a pesar de eso pueden caminar juntos compartiendo su amor.


La felicidad en pareja viene, en gran parte, por la satisfacción que en esta se experimenta. Para estar satisfecho no es necesario vivir en un romance de hollywood donde todo es maravilloso y la música acompaña a cada gesto y palabra. Para estar satisfecho en pareja es necesario percibir que nos gusta la persona con la que estamos a pesar de cómo es. Por supuesto esto no es aplicable a ningún tipo de maltrato. Pero puede ser muy útil a aquellas parejas que sienten que se cansan intentando que su pareja cambie, que alimentan su relación a base de “promesas de cambiar”, de las que tras un tiempo sólo quedan los resquicios de comportamientos forzados para volver otra vez a la misma dinámica.


Desde luego que uno puede y debe tratar siempre de cambiar, de mejorar. Pero no se puede vivir el amor basado en promesas sino en la realidad presente, en si ambos se aceptan y quieren en esencia, vengan o no cambios posteriores. Por eso, quizá no vendría mal revisar nuestros conceptos de hombre o mujer ideal para de alguna forma ver si hay que hacer algunos ajustes y disfrutar más de lo que tenemos.



Read Users' Comments ( 0 )

De las Cálidas pelusas a la práctica de la comunicación en pareja:

En el cuento de hadas “las cálidas pelusas” se introducen diferentes elementos de la comunicación. Al principio, cuando uno está enamorado, que suele coincidir con el inicio de la relación, ofrece fácilmente y de forma espontánea afecto a su pareja. Tristemente el roce del día a día no siempre es agradable, o al menos no es tan “mágico” como nos habíamos imaginado. Tras las decepciones, uno se vuelve más receloso a la hora de entregar “cálidas pelusas”. También se valoran menos las cosas que recibimos. Muchas veces se dan por hecho. Por ejemplo, sacar la basura, preparar la comida o ayudar al hijo con los deberes, se ven como cosas normales y no como algo que nos agrada de la pareja. En cambio es fácil exigir o reprochar cuando no se hace lo que dábamos por hecho o cómo esperábamos.


Lo que en el cuento se refleja es que a veces damos esperando recibir, o incluso desconfiando, y no de forma sincera y gratificante sino como esos “espinos cubiertos de pelusa”. A veces se mantienen las relaciones de este modo, pero eso no significa que sea satisfactorio. Al contrario, la sensación es de necesidad y frustración.


En terapia de pareja, usamos el término “gratificación” para hablar de lo importante que es ser consciente de las cosas que nos gustan de la pareja, pero sobre todo que el compañero sepa que nos agradan. Esto es una parte muy importante en la comunicación.


Por extraño que parezca, las parejas siguen descubriéndose después de años de convivencia. En terapia, a veces se sorprenden al escuchar a su cónyuge confesar el valor - mucho, poco o nada - que le dan a ciertos aspectos de su comportamiento. Por poner un ejemplo, un hombre que se agobiaba cuando, al llegar a casa, su mujer le contaba los problemas que había tenido durante su ajetreado día. Descubrió que ella sólo deseaba ser escuchada y comprendida, que de este modo se sentiría mucho más aliviada. Así, el no sentía la carga de tener que buscar siempre una solución. Conseguir que aquella persona a la que amamos se entere de nuestra valoración, es de vital importancia. No se puede pedir más de lo que uno está dispuesto a dar, es decir, no se puede pedir una “pelusa” a cambio de un “espino”. A muchos les cuesta dar porque sienten que son más vulnerables (que se pueden agotar sus cálidas pelusas). En cierto modo es así, nos exponemos a que nos rechacen al declarar nuestros sentimientos. Pero es también el único modo de poder ser correspondidos, de experimentar que el amor que damos vuelve a nosotros transformado en algo más grande. Cuando te proteges de ser dañado, evitando mostrar tus sentimientos, te “proteges” también de recibir lo bueno de compartir.



Me gusta como acaba el cuento, con la interrogación en manos del lector de si realmente asumiremos el riesgo de dar o, por el contrario, nos volveremos “precavidos”, vigilando siempre si nos dan suficiente, si nos tratan como deseamos. Aún entendiendo que es mejor dar “pelusas” de las de verdad, en la práctica requiere un esfuerzo. De niños nos enseñan a recibir, pero es de mayores cuando tenemos que hacer un esfuerzo consciente y dar. Ya no se trata de que pierdas tú para que gane yo, sino que si tú ganas, yo también gano, y es que dando ganamos los dos.





Read Users' Comments ( 0 )

Un cuento de hadas: Las cálidas pelusas.

En esta ocasión hemos querido ofreceros un cuento de hadas que ilustra de forma muy hábil la comunicación y los factores que en ella influyen. Nos gustaría que lo podáis leer y darnos vuestra opinión. En el próximo artículo lo comentaremos desglosando los significados implícitos en la historia.


LAS CALIDAS PELUSAS
Claude M. Steiner



Érase una vez, hace muchos años, un lugar donde vivían dos personas muy felices llamadas Tim y Maggie que tenían dos niños John y Lucy. Para entender su felicidad, tienes que comprender cómo eran las cosas en aquellos días. Verás, en aquellos días a todo el mundo se le daba en su nacimiento una pequeña y suave Bolsa de Pelusa. Una vez, una persona metió la mano en esta bolsa y sacó una Cálida Pelusa. Las Cálidas Pelusas estaban muy solicitadas porque siempre que a alguien se le daba una Cálida Pelusa hacía que se sintiese completamente cálido y pelusón. La gente que no conseguía las Cálidas Pelusas regularmente tenía el peligro de padecer un dolor en la espalda que les causaba una gran enfermedad y la muerte.

En aquellos días era muy fácil conseguir Cálidas Pelusas. Cuando alguien se sentía mal, podía acercarse a ti y decirte: «Me gustaría tener una Cálida Pelusa». Entonces, metías la mano en tu bolsa y sacabas una Pelusa del tamaño de la mano de un niño pequeño. Tan pronto como la Pelusa veía la luz del día, sonreía y se abría en una peluda Cálida Pelusa. Después, la aplicabas en el hombro, la cabeza o el regazo de la persona y se fundía con su piel haciendo que se sintiese completamente bien. La gente estaba siempre pidiéndose unos a otros las Cálidas Pelusas, y ya que se daban siempre libremente, se conseguían sin ningún problema. Había siempre de sobra para todos, y como consecuencia todo el mundo era feliz y se sentía cálido y pelusón la mayor parte del tiempo.

Un día, una bruja mala se enfadó porque todos eran tan felices que nadie compraba pócimas y remedios. La bruja, que era muy lista, ideó un plan muy perverso. Una hermosa mañana se acercó sigilosamente a Tim mientras Maggie estaba jugando con su hija y susurró a su oído: «Observa esto, Tim, mira todas las Pelusas que Maggie está dando a Lucy. ¡Sabes que si ella continúa así, con el tiempo las acabará y entonces no habrá ninguna para ti!». Tim estaba atónito. Se volvió hacia la bruja y dijo: «¿Quieres decirme que llegará un momento en que introduzcamos la mano en la Bolsa y ya no haya Cálidas Pelusas?». y la bruja dijo: «No, absolutamente ninguna, y una vez que acabes con ellas se acabó, no tendrás ya más». Con esto la bruja salió volando sobre su escoba y riéndose a carcajadas.

Tim tomó esto en consideración y empezó a notar que Maggie daba Cálidas Pelusas a más gente. Finalmente, él estaba muy preocupado y transtornado porque le gustaban mucho las Cálidas Pelusas de Maggie y no quería renunciar a ellas. Ciertamente, no creía que fuese bueno para Maggie estar gastando todas sus Cálidas Pelusas con los niños o con otras personas. Empezó a quejarse continuamente, Maggie seguía dando Cálidas Pelusas a la gente, pero como vio que a Tim le molestaba, dejó de hacerlo y las reservó para él. Los niños observaron esto y pronto empezaron a tener la idea de que era malo dar Cálidas Pelusas cada vez que nos las pedían o nos sentíamos mal. Llegaron a ser muy precavidos a la hora de darlas. Observaron cuidadosamente a sus padres y cada vez que creían que estaban dando demasiadas Pelusas a otro empezaron también a oponerse. Los padres también empezaron a sentirse preocupados cada vez que daban demasiadas Cálidas Pelusas; incluso aunque encontraban una Cálida Pelusa, cada vez metían menos y menos la mano y empezaron a ser más tacaños. Pronto la gente empezó a notar la falta de Cálidas Pelusas y empezaron a sentirse menos cálidos y menos pelusones. Comenzaron a encontrarse mal y, de vez en cuando, la gente moría por la falta de Cálidas Pelusas. Más y más gente fue a la bruja a comprar pócimas y remedios incluso aunque no parecían efectivos.

Bien, la situación estaba empezando a ser realmente muy seria. La bruja mala que había estado observando todo esto no quería que la gente muriese (ya que la gente muerta no podía comprar sus remedios y pócimas), así que ideó un nuevo plan. A cada uno se le daba una Bolsa que era muy similar a la Bolsa de la Pelusa excepto que ésta era fría mientras que la Bolsa de Pelusa era cálida. Dentro de la Bolsa de la bruja había Fríos Espinos. Estos Fríos Espinos no hacían que la gente se sintiese cálida y pelusona, sino que les hacía sentirse fríos y espinosos, pero prevenían las espaldas de la gente de la grave enfermedad. Así, desde entonces, cada vez que alguien decía: «Quiero una Cálida Pelusa», la gente que estaba angustiada de agotar su provisión decían: «No puedo darte una Cálida Pelusa, pero ¿te gustaría un Frío Espino?». A veces dos personas se acercaban una a otra pensando que podrían conseguir una Cálida Pelusa, pero uno u otro cambiaría de idea y ganarían dándose Fríos Espinos. Así, el resultado final fue que mientras muy pocos se morían, mucha gente era infeliz y se sentía fría y espinosa. La situación llegó a complicarse mucho, porque desde la llegada de la bruja, había menos y menos Cálidas Pelusas; así las Cálidas Pelusas que en días pasados habían sido libres como el aire llegaron a ser extremadamente valiosas. Esto hizo que la gente hiciese cualquier cosa para obtenerlas. Antes de que apareciese la bruja, la gente estaba acostumbrada a juntarse en grupos de 3, 4 ó 5, no preocupándose demasiado por quién daba Cálidas Pelusas a los demás. Después de la llegada de la bruja la gente empezó a separarse y a reservar todas sus Cálidas Pelusas exclusivamente para sí. La gente que se olvidaba a sí misma y daba una Cálida Pelusa a alguien inmediatamente se sentía culpable por esto ya que pensaban que su cónyuge sentiría la falta de la Cálida Pelusa. La gente que no podía encontrar un compañero generoso tenía que comprar sus Cálidas Pelusas trabajando muchas horas para conseguir el dinero.

Algunos que habían llegado a ser «populares» de algún modo, conseguían muchas Cálidas Pelusas sin tener que pagarlas. Esta gente después vendía sus Cálidas Pelusas a las personas «poco populares» y que las necesitaban para sobrevivir. Otra cosa que sucedió fue que algunas personas cojían Fríos Espinos, que eran ilimitados y que se conseguían libremente, los cubrían de blanco, los mullían y los pasaban como Cálidas Pelusas. Estas falsas Cálidas Pelusas realmente eran Pelusas de Plástico y causaban dificultades adicionales. Por ejemplo, dos personas conseguían juntar y cambiar libremente Pelusas de Plástico, lo que presumiblemente les habría hecho sentirse mejor, pero en cambio llegaban a tener malos sentimientos. Entonces pensaban que les habían cambiado las Cálidas Pelusas, y estaban muy confusos ya que nunca comprendieron que sus sentimientos fríos y espinosos realmente eran el resultado del hecho de que se les había dado Pelusas de Plástico.

Así, la situación era muy, muy triste y todo ello les estremecía porque la llegada de la bruja hizo que la gente creyese que algún día, cuando menos lo esperasen, meterían la mano en su Bolsa de Cálidas Pelusas y no encontrarían ninguna más. No mucho tiempo después, una mujer joven de grandes caderas nacida bajo el signo de Acuario, llegó a esta tierra desdichada. Parecía no dar importancia a la bruja mala y no estaba preocupada de que se acabasen las Cálidas Pelusas. Ella las repartió libremnte, incluso cuando no se las pedían. La llamaron la Mujer Cadera y no les gustaba porque daba a los niños la idea de que no tenían que preocuparse porque se acabasen las Cálidas Pelusas. A los niños les gustaba mucho la joven porque se sentían muy bien a su lado, y empezaron a repartir las Cálidas Pelusas cada vez que se encontraban así.

Los adultos empezaron a preocuparse y decidieron aprobar una ley para proteger a los niños del agotamiento de su suministro de las Cálidas Pelusas. La ley consideraba delito criminal repartir las Cálidas Pelusas de un modo indiscriminado, sin una auto­rización. Sin embargo, muchos niños no parecían preocuparse; y a pesar de la ley continuaban dándose mutuamente Cálidas Pelusas siempre que se sentían así y cuando se las pedían. Ya que había muchos, muchos niños, casi tantos como adultos, empezó a considerarse que ellos pudieran seguir su propio camino. Así ahora es difícil decir que sucederá: ¿Impondrán los adultos la ley y detendrán la temeridad de los niños? ¿Se unirán los adultos con la Mujer Cadera y con los niños teniendo la oportunidad de que haya siempre tantas Cálidas Pelusas como se necesiten? ¿Recordarán los días en que sus hijos intentaban volver a los tiempos en que las Cálidas Pelusas eran abundantes ya que la gente las regalaba libremente?

¿Y vosotros que pensáis, que hacéis…?


Read Users' Comments ( 0 )